Reflexiones

en torno al fuego.

El fuego... ¿Qué es el fuego? Si buscamos en el diccionario encontraremos un par de definiciones...

"Oxidación rápida y violenta de un material combustible, que libera calor y luz". Esta definición que describe el proceso que se produce, en realidad no nos grafica cómo es el fuego. Veamos otra: "En particular, pluma de gas incandescente o plasma que es su huella visible, y que los antiguos consideraban un elemento básico". ¡Bien! Aquí podemos encontrar algo más que nos acerca a lo más distintivo que el fuego tiene, que es su llama... según esta definición "pluma de gas incandescente o plasma".

Sin embargo, cuando vemos un fuego seguimos preguntándonos qué es el fuego. Como bien se expresa, los antiguos griegos lo consideraban uno de los cuatro elementos básicos de la naturaleza. Agua, aire, tierra y fuego. De los cuatro, sin duda, es el más intrigante e inexplicable. Cuando vemos arder un fuego es difícil sustraerse a su extraña y peligrosa belleza que nos remite a lo más ancestral de lo intrinsecamente humano. De esos cuatro elementos es el único que puede existir por la intervención del hombre... y sin duda contribuyó como ninguno a la subsistencia de la humanidad y a que los humanos llegáramos a ser la especie dominante. Dominando el fuego la incipiente humanidad se hizo dueña de la Tierra. Alejando a las criaturas de la noche, cocinando sus alimentos, fundiendo el metal para la elaboración de sus más letales armas, brindando calidez al clima más crudo. Reuniendo a la tribu en su derredor para que los ancianos transmitieran su experiencia, conocimientos, historias, supersticiones y las necesarias precauciones para que la vida se preserve ante el hostil ambiente.

El fuego nos acompaña y nos seguirá acompañando hasta el fin de los tiempos.

Vive su efímera vida cuánto más ardiente más breve.

Danza, sufre, crece, se mece, se agazapa, se esconde, se agranda, surge, pelea, vence, calienta, abriga, cocina, devora, destruye, quema, desuella, crema, seca, deseca, reseca, calcina, se derrota a sí mismo, suplica, gime, se arrastra, espera, duda, arremete, explota, lanza chispas, ruge, trepa, corre, salta, brilla, alerta, comunica, infla, vuela, impulsa, ruge, resuella, exhala, inhala, consume, se extingue... desaparece... reaparece... mata, muere, moldea, derrite, anuncia, crepita, subyuga, fascina, asombra, duele, ilumina, necesita, brinda, pide, puede, no puede, asusta, descubre, es ritual, venerado, temido, odiado, buscado, caprichoso, volátil, cruel, útil, importante, amable, dignifica, deja rastros, borra huellas, descubre, encubre, delata, es directo, efímero, vertical, se arrastra, humea, purifica, espera, iguala, delimita, guía, separa, implota, incandesce, resplandece, gira, ataca, salva, perdura, castiga, se desvanece, aterra, pelea, arrasa, esparce, graba, genera, alerta, une, reúne, es un arma, es peligroso, es punto de reunión, es niñez, es aventura y travesuras, convoca, invita, es vital, temible, terrible, terrorífico, trágico, asesino, creador.

El fuego es principio y fin.

Diseño web en Zona Norte